CRÓNICA DEL PARTIDO SENIOR CONCEPT SPAIN-DESGÜACES SANTORUM – ESTUDIANTES PONTEVEDRA

Concept Spain – Estudiantes
Resultado: 64 – 43
El Estudiantes sénior zonal comienza la segunda vuelta con una nueva derrota, contra un equipo que se estrena en su casillero de victorias y deja al equipo capitalino en una comprometida situación.
Se presentaba el Estudiantes a esta visita al pabellón de Fontecarmoa sin Jaime, uno de sus principales bastiones en el juego interior. El parcial de 12-0 favorable de inicio para los locales presagiaba el signo de un partido, en el que los visitantes en ningún momento supieron competir. Con 19-9 se llegaba al final del primer cuarto, que cerraba el base local con un afortunado tiro sobre la bocina desde larga distancia.
En el segundo parcial seguirán aumentando las ventajas para los locales, que mostraban una intensidad mucho mayor en el juego, que un rival en todo momento falto de acierto y de fe, para llegar al descanso con un marcador de 36-19, que hacía justicia a lo visto en el campo.
El recurso de la zona 3-2 con el que arrancan la segunda parte los estudiantiles no tendrá el efecto de otras ocasiones y seguirán viendo como los jugadores contrarios continúan anotando con facilidad. En ataque continúan los guarismos bajos anotando tan sólo 9 puntos en este tercer cuarto.
En el último periodo con el partido decantado para los locales, intentarán una zona press, que servirá para abrir un poco más el partido, dejando un registro en este último periodo de 17-15 para los de Portas de nuevo, estéril para la remota posibilidad de dar la vuelta al marcador.
Poco o nada positivo se puede extraer de esta nueva derrota por parte del Estudiantes zonal, que tras varias semanas de inactividad se presentaba a este partido con expectativas engañosas, después de haber ganado el partido de ida con relativa comodidad. Cabe advertir que por entonces los ánimos del conjunto capitalino eran más optimistas y las confianzas estaban intactas. La falta de competitividad interna en la plantilla y las sucesivas derrotas habrán ido minando la autoestima de un equipo que parece haber renunciado a competir. Sólo cabe esperar de cara al futuro, que el equipo encuentre dentro de la cancha o en el banquillo un liderazgo del que ha estado huérfano hasta ahora, de otro modo se le puede hacer muy largo lo que queda de competición.

20161023_235231